Washington Spirit levantó vuelo en sus dos últimos partidos

Al equipo de Richie Burke le tocó jugar contra Houston de visitante el miércoles y de local el domingo frente a OL Reign.


El partido no empezó bien para Washington ya que apenas 9 minutos después del silbatazo inicial, Andy Sullivan perdió una pelota en el tercio defensivo. Kelley O'Hara estaba parada en mediocampo por lo que no pudo volver a tiempo para frenar el pase entre Nichelle Prince y Shea Groom, quien terminó asistiendo a Rachel Daly que puso el 1-0 de cabeza.


Las cosas se empataron por medio de Ashley Sanchez en combinación con Ashley Hatch. Una pelota con efecto que bajó en el momento apropiado, dejó a Campbell sin chances de evitar que se le filtrara. Las cosas se complicaron para Washington cuando a los 50' Andy Sullivan recibió doble amarilla y el equipo se quedó con 10, teniendo que jugar con una menos prácticamente toda una mitad.


Pero el alivio llegó a los 70' con una pelota larga de la defensora Natalie Jacobs. Esta jugadora había ingresado debido a la expulsión de Sullivan, cuando el entrenador cambió una centrcampista por una defensora. Jacobs vio a Sullivan que estaba bien ubicada entre las centrales y con posibilidad de ganarles la carrera así que envió un pase largo aéreo. Hatch aprovechó su velocidad y dejó atrás a la defensa, se sacó de encima a Campbell y definió para poner el 2-1 final.

Sin dudas fue una noche frustrante para el Dash que tuvo la mayor cantidad de oportunidades, tuvo una jugadora más durante casi todo un tiempo, además de la posibilidad de aprovechar pelotas aéreasya que registró 10 córners contra 0 de Washington.


Siguiente parada: Tacoma


Días más tarde a Washington le tocó enfrentar a un reforzado OL Reign. La llegada de Rose Lavelle ocupó todos los titulares de los medio de cobertura de la NWSL y Farid Benstiti no perdió tiempo colocándola de titular en el mediocampo de su equipo.

Lavelle no tardó en causarle problemas a la defensa del Spirit. Con su conducción en velocidad, su dribbling y su movilidad entre las rivales le dio dolores de cabeza al equipo de Burke en más de una ocasión.


A pesar de esto, durante los 64 minutos que permaneció en cancha no pudo conectar con sus compañeras para crear alguna jugada que llevara al Reign a ponerse arriba en el marcador. El equipo se vio apagado y falto de ideas, sobre todo en el segundo tiempo.

La mala noticia llegó a los 52' cuando, a partir de un córner, Megan Rapinoe marcó un gol en contra que terminó siendo el único gol del partido.


Pero esa no fue la peor noticia de la tarde. A poco de terminar el juego Karen Bardsley reinició una jugada con un saque largo desde su meta y terminó en el suelo, lesionada. Tuvo que ser sustituida por la debutante Ella Dederick mientras los doctores la ayudaban a salir de la cancha. Si se confirma una lesión de ligamentos cruzados, esto no podría llegar en peor momento ya que hace unos días se hizo publica la lista definitiva del equipo de Gran Bretaña para los Juegos Olímpicos y Bardsley está incluida.


"Si en esta liga no salís a jugar, te ganan. Hoy no salimos a jugar y nos ganaron", dijo Megan Rapinoe después del partido, lo cual resume exactamente lo que pasó con su equipo el domingo.


Foto: credit where is due

Por el lado de Washington, fue impresionante ver como dos de las jugadoras más jóvenes son las que le están agregando al equipo ese condimento tan necesario que busca Richie Burke. Estamos hablando de Ashley Sanchez y Trinity Rodman. La primera jugó los mejores noventa minutos de su carrera profesional hasta la fecha. Frente al Reign demostró un grado de madurez muy grande y se pudo ver hasta qué grado ha evolucionado en su corta carrera en la NWSL. Mientras que Rodman entró de suplente pero apenas ingresó le dio al equipo el empuje que necesitaba para mantener la mínima ventaja frente a un Reign que buscó empatar de cualquier forma pero sin argumentos.