Volvió Sam Mewis, volvió el Courage

Después de un comienzo de temporada para nada típico del Courage(un empate y una derrota) y una Challenge Cup mejor que la del año pasado pero sin haber podido llegar a la final, el equipo de North Carolina volvió a ser el viejo conocido.


¿El factor clave? Sam Mewis, que si bien no logró asistir a sus compañeras ni marcar en lo que fue su vuelta a la NWSL le dio al mediocampo el equilibrio que el equipo necesitaba. Le dio tranquilidad a Debinha y al resto de sumarse al ataque y hacer lo que el Courage sabe hacer. El equipo de Paul Riley fue arrollador. Registró un total de 28 remates en total de los cuales 11 fueron al arco contra los 6 remates de Louisville (sólo 1 fue al arco).



Lluvia y lluvia de goles


Las visitantes lograron aguantar un marcador desfavorable por la mínima hasta el minuto 63. A los 7' Abby Erceg había puesto el 1-0 pero después de este, Racing Louisville aguantó como pudo. Incluso pudo haber puesto el empate a los 51' con un remate de Yuki Nagasato que se estrelló en el travesaño.


Pero 10 minutos más tarde una combinación entre Debinha y Williams terminó forzando el 2-0. Fue un buen pase filtrado de la brasileña que dejó a destiempo a Nealy Martin hizo que Williams pudiera llegar a esa pelota y dejar descolocada a Brooke Hendrix para definir y marcar su primer gol de la temporada.


El Courage y sus goleadoras Debinha y Lynn Williams
Crédito: David Tracey - Technician

A los 67' una jugada entre Carson Pickett, que envió un centro al segundo palo, y McDonald, que cabeceó al primer palo, le dio la oportunidad a Debinha de marcar su gol.


Hailie Mace y su doblete


La paliza no acabó allí sino que a los 70, Hailie Mace ingresó por Mewis y apenas cinco minutos más tarde puso su nombre en la pizarra. Un remate violento y bajo se metió pegado al palo derecho del arco de Betos.


El quinto y último gol de parte del Courage vino a los 90'. La suplente Ryan Williams desbordó por la banda derecha y puso la pelota hacia el segundo palo donde conectó con Mace. Segundo gol de la noche para ella, y el marcador final cerró con un 5-0 para North Carolina.


Todo el trabajo defensivo de Racing Louisville fue inútil. Y si bien estaban demostrando ser sólidos en esa parte de la cancha, North Carolina fue capaz de desarmarlas y lastimarlas por todos lados.


Pareciera como si el equipo de Paul Riley solo se hubiera tomado un descanso y está listo para arrollar a todo a quien se le cruce una vez más en este 2021.