Portland Thorns se coronó campeón del WICC

Después de haber definido su lugar en la final de la copa WICC en tanda de penales contra Houston Dash, Portland Thorns jugó el pasado sábado contra el Olympique de Lyon.


Era un duelo altamente anticipado, ya que un partido entre estos dos clubes nunca había sido disputado. Por el lado del club americano, estaba en juego no sólo la copa del torneo también poder demostrar que le podían competir de igual a igual a uno de los mejores clubes del mundo.




La vuelta de las internacionales y más cambios en el lineup

En esta final, el equipo ya contaba con las jugadoras internacionales que volvían luego de unos días de descanso después de los Juegos Olímpicos. Mark Parsons puso de nuevo a Bixby en el arco después del gran partido de Shelby Hogan frente a Houston; Becky Sauerbrunn estuvo acompañándo a Menges de central; Megan Klingenberg volvió al 11 inicial pero Porgarch también estaba en cancha, esta vez de delantera. Angela salem también volvía a ser titular luego de que su entrenador le diera descanso el partido anterior. Kuikka, Everett y Moultrie repitieron titularidad.


Lyon formó con Endler, Morroni, Wendie Renard como capitana, Sylla, Cayman, Henry, Majri, Malard, Daniëlle van de Donk, Cascarino y Bruun.

El primer tiempo mostró a Lyon con mayor precisión de pases y jugando de manera más efectiva, llegando al área de Portland. Pero el equipo local no se quedó y al final de los primeros 45 minutos, las estadísticas mostraban que Lyon había sido un poco superior, cosa que se había reflejado en la cancha.

En el segundo tiempo las cosas cambiaron de a poco, con la balanza inclinándose para el lado de Thorns. Algunos cambios llegaron, como la introducción de Christine Sinclair, Lindsey Horan y Crystal Dunn en el mediocampo. Pero también ingresaron dos jugadoras que probarían ser clave para el resultado final del partido: Christen Westphal y Morgan Weaver.

Por el lado del Lyon, la estadounidense Catarina Macario, Emelyne Laurent y la española Damaris Egurrola ingresaron en el juego, junto con Selma Bacha por Delphine Cascarino.

Con el ingreso de Weaver, las locales se mostraron aún más verticales y acorralaron a Lyon de a poco contra su área. Además, con la salida de Sylla del Lyon (por Egurrola), Amandine Henry tuvo que bajar a la posición de central junto a Renard.


A pesar de que ambos equipos tuvieron buenas llegadas, todo parecía indicar que el campeón se definiría en penales. Sin embargo, Morgan Weaver tenía otros planes. La delantera ya había tenido algunas chances previas pero Christiane Endler siempre había prevalecido. Sin embargo, al minuto 87 Westphal envió un pase largo, aéreo, hacia Weaver que iba a la carrera y la jugadora, dejando a Endler atrás, definió con un ángulo casi imposible. Henry puso todo su esfuerzo por evitar que esa pelota entrara pero llegó dos segundos más tarde y así Portland se puso 1-0.


Con poco tiempo restante, Lyon no encontró el empate para forzar penales y Portland Thorns se coronó campeón de la WICC. De esta manera el club recogió su segunda copa en lo que va del 2021 (Challenge Cup y WICC).

La profundidad de la plantilla

El manejo del entrenador Mark Parsons de la plantilla actual fue realmente impresionante, no sólo durante la WICC sino durante estos meses en los que las jugadoras internacionales no han estado presentes. Parsons le dio oportunidad a toda su plantilla de tener minutos y puso en roles protagónicos a jugadoras que hasta el momento habían tenido pocas oportunidades de jugar.

Entre ellas podemos mencionar a Marissa Everett, que demostró una gran inteligencia y conexión con sus compañeras. La joven Olivia Moultrie también demostró ser una jugadora con una inteligencia futbolística propia de una veterana. Natalia Kuikka demostró que puede tener un desempeño que excede las expectativas en cualquier lugar de la cancha donde se la requiera. Shelby Hogan demostró tener el sello de garantía de Nadine Angerer y no se puso nerviosa en momentos clave. Madisson Pogarch jugó de delantera en esta final luego de haber reemplazazo a Klingenberg como lateral izquierda y estuvo cerca de marcar varias veces durante el partido. Kelli Hubly llevó la cinta de capitana durante la WICC...


En fin, la plantilla de Portland ha demostrado ser una de las más ricas de la liga y sin dudas, Parsons ha sabido cuando usar cada pieza de manera muy hábil.

Morgan Weaver, la de los goles importantes

La delantera que ya lleva su segundo año con el equipo está demostrando ser la pieza clave en momentos importantes. Así lo demostró marcando su primer gol contra North Carolina Courage en el 2020 en la primera edición de la Challenge Cup. Ese gol fue el único del partido y con él, dejó afuera al equipo de Paul Riley en cuartos de final de la copa.


Haría una nueva aparición estelar en la tanda de penales contra Gotham FC, donde se definió al ganador de la segunda edición de la Challenge Cup.

Su tercera aparición sería en esta WICC. Al ingresar en el minuto 82 y marcar gol al 87', sólo necesitó cinco minutos para marcar la diferencia que tanto hacía falta a esas alturas del partido. Y vale decir que la delantera apenas jugaba sus primeros minutos después de estar afuera por lesión durante por lo menos 4 partidos.

Las apariciones estelaras de Weaver sólo nos hacen pensar en qué le depara el futuro próximo donde Portland parece el favorito a ganar el Shield y el Championship en esta temporada.

Angela Salem, una de las más infravaloradas de la liga


O por lo menos así la catalogó su compañera del medio campo Lindsey Horan. Y tiene razón. A pesar de ser una de las veteranas de la liga, sigue reinventándose y este año parece ser la segunda parte de la historia que comenzó el año pasado donde fue vital para que su equipo ganara la Fall Series.


Salem está con Portland desde el 2018, luego de que Boston Breakers cesara sus operaciones, y su peso a estas alturas en el equipo es inconmensurable.


No sólo Horan ha expresado su admiración por la centrocampista de contención, sino que la co-capitana Emily Menges también ha mencionado lo vital que está siendo Salem para el equipo. “Ella siempre nos salva”, dijo Menges.

Entonces, ¿cuál es la mejor liga?

La respuesta es que no se puede saber basándonos sólo en esta copa. Recordemos que tanto Lyon como Barcelona están en pre temporada y ambos venían con bajas y refuerzos que apenas estaban jugando sus primeros partidos con sus equipos, como fue el caso de Daniëlle van de Donk con Lyon. Mientras que otros refuerzos no se pudieron sumar como fue el caso de la sueca Fridolina Rolfö con Barcelona.

De acuerdo con el entrenador Mark Parsons, él está convencido de que hay buenas jugadoras y equipos en ambos continentes y no hay una mejor liga. Pero si le preguntan a Crystal Dunn, ella comentó que Europa tiene instalaciones de primera generación pero que al jugar en la NWSL durante tanto tiempo, cree que no puede ser imparcial al responder esa pregunta.

Lo cierto es que cada una tiene sus fortalezas y debilidades y quizás es demasiado pronto para señalar a una como la mejor por encima de otras. La calidad de juego, la paridad en la tabla, los sueldos, la calidad de vida que se le puede proporcionar a las jugadoras, las instalaciones de los lugares de entrenamientos, la estabilidad de cada equipo, etc, etc, etc, son factores a tener en cuenta y no se puede decir que una u otra cumpla con todos ellos.