Portland Thorns sacó los tres puntos de visitante en Louisville

El último encuentro entre estos dos equipos dejó un saldo a favor de Portland por 3-0 en Providence Park.


Las circunstancias eran diferentes en este caso. Portland venía de jugar como visitante en North Carolina y de perder 2-0. El viaje continuó hacia Kentucky, específicamente hacia el Lynn Family Stadium. Además este era el primer partido del equipo sin sus grandes estrellas debido a la preparación que están recibiendo para los Juegos Olímpicos.

Mientras que por el lado de las locales, se podía decir que estaban en ventaja. No sólo por jugar en su cancha sino porque el plantel permanecía intacto. Louisville es uno de los dos equipos que no sufrirá pérdida de ninguna de sus jugadoras por los Juegos en las siguientes semanas.


Por lo tanto Mark Parsons tuvo que rotar bastante. Quizás la presencia más notoria entre las titulares fue la de Marissa Everett en la posición de 10. La presencia de Bella Bixby en el arco también era la novedad después de haber dado excelentes actuaciones en el 2020 y no haber disputado ningún partido hasta la fecha.



Un penal controversial y la primera asistencia de Emily Menges


A pesar de las intenciones de Louiville por querer tener el control del compromiso, Portland se fue adueñándo del esférico con el pasar de los minutos. Quizás la oportunidad más peligrosa en el primer tiempo para las locales fue una pelota que la defensa intentó sacar del área pero le quedó a Salmon. La jugadora remató pero sin darle dirección y cayó en las manos de Bixby.


El primer gol del partido llegó de una manera ocntroversial. Una jugada fija de parte de Portland dio lugar a una falta en el área en ataque. Pero la referí no la cobró y dejó seguir. Acto seguido Yuki Nagasato derribó a Raquel Rodríguez, lo cual derivó en un penal para Portland. Todas las jugadoras de Louisville, la hinchada y el técnico se quejaron pero sin resultado porque el penal ya estaba pitado.


Fue la misma Rocky quien se paró desde los doce pasos y no falló. Betos, quien hasta el momento había tenido tres atajadas claves, se lanzó hacia el lado equivocado en el penal. Fue una primera mitad frustrante para las locales, que se fueron perdiendo de esa forma al entretiempo.


La segunda mitad empezó con una presión alta por parte de Portland. Morgan Weaver continuó con la tendencia del primer tiempo, recibiendo por la izquierda y abriéndose paso hacia la derecha. Weaver proveyó oportunidades enviando centros o aguantando la presión para proveer de balones a Simone Charley. No pasó mucho tiempo hasta que Charley marcó su gol. A los 52 una asistencia de Emily Menges, la primera de toda su carrera, llegó a la cabeza de la delantera. Ella remató como indican los libros, al palo cambiado de Betos y la dejó sin posibilidad de tapar su remate.


Mark Parsosn continuó con las rotaciones. Yazmeen Ryan volvió a ganar minutos y conectó muy bien con sus compañeras. Sophia Smith tuvo minutos limitados debido a su lesión; Madison Pogarch ingresó por una cansada Meghan Klingenberg. Y Christen Westphal por Natalia Kuikka.

En Louisville también se hicieron cambios. Así fue como Julia Ashley, Addisyn Merrick, Cheyna Matthews y Emina Ekic ingresaron al partido. Y fue Matthews la que, con su habilidad en el dribbling, empezó a hacer trabajar un poco más a defensa de Portland.

Pero de todas las substitutas, la que más ruido hizo fue Olivia Moultrie. La joven jugadora de tan sólo 15 años fue noticia durante las pasadas semanas al llevar a juicio a la NWSL por no permitirle jugar por su edad. Recordemos que la liga tiene una regla que evita que menores jueguen en la misma. Fue por ello que hace unos años atrás, Ellie Carpenter tuvo que esperar unos meses para debutar en Portland. La lateral australiana había sido fichada por Thorns pero tuvo que esperar a cumplir 18 para debutar con el equipo.

Moultrie ingresó en el minuto 83 y dejó de lado varias dudas respecto a su condición física en lo que tiene que ver con jugar contra y con colegas mayores que ella. Y aunque no fue mucho lo que jugó, sí nos dejó ver que encaja en el equipo. Fue irónico que entrara por Angela Salem, una de las jugadoras más experimentadas de la liga y que la duplica en edad (le lleva 18 años de diferencia).

Ya para ese momento del partido, Portland controlaba el juego y Louisville terminó frustrado. Tanto así que su coach terminó con una amarilla y la hinchada hizo conocer su enojo entre medio de abucheos.


Repercusiones


Fue una buena noche para Portland que logró demostrar tener un 11 sólido a pesar de las ausencias de jugadoras clave. Se vio a Weaver en una posición más protagónica y con más libertad. Marissa Everett en la posición de 10 fue ciertamente interesante y tuvo una buena actuación. Klingenberg y Hubly lograron contener bastante bien a Milliet, una de las armas más importantes de Louisville. Y Bella Bixby estuvo muy segura bajo los tres palos, con buena lectura de juego. Quizás solo tuvo un error, un mal pase de salida que pudo haber terminado en desastre pero Hubly arregló bien la situación.


Stats by Google

Después del partido, Bella Bixby se mostró contenta con el resultado y mucho más con su valla sin vencer en su primer partido de la temporada. Por el lado de Moultrie ella mencionó que toda su familia viajó para verla a pesar de que Parsons no le había dicho que debutaría. "Fue una sorpresa", confesó. La jugadora que porta el número 42 en su espalda también dijo que eligió ese número porque es el que porta en el seleccionado nacional y que esta noche la recordará para siempre y que fue especial.


El entrenador Parsons se mostró contento por el desempeño de su equipo. En especial por el de Weaver, que como dijo él "estuvo en toda la cancha". Respecto a la asistencia de Menges, la primera de toda su carrera, confesó que en el entrenamiento la defensora central casi marca un gol. Sin dudas esta es una nueva etapa para Menges como defensora. Y no es de extrañar ya que adelante tiene a Angela Salem, una centro de contención muy experimentada que le permite subir un poco más. Cosa que hasta el momento no le había sido posible.