Portland Thorns, campeón de la Challenge Cup 2021

Providence Park fue escenario de una nueva final. Con tan sólo 15% de asistencia en las tribunas debido a las medidas de seguridad sanitaria de la ciudad, Portland Thorns y Gotham FC disputaron 90 minutos de fútbol donde si bien la iniciativa en intentar conseguir el resultado la pusieron las locales, Gotham supo aprovechar sus oportunidades para forzar los penales.


Con la incorporación de Allie Long en el mediocampo desde el principio, Sodam Lee fue al banco. Long fue la jugadora que más toques registró en esta parte del campo en el equipo de Gotham y su porcentaje de pases completados fue cerca del 90% (sólo falló 5 de 47 según Opta). Sin embargo, a pesar de su buen trabajo en este campo se notó que era el primer partido como titular de la jugadora en este año ya que le costó encontrar su lugar luego de pasar la pelota y buscar un lugar donde hacer pesar su presencia en el ataque.


El primer gol en el partido llegó temprano. Una pérdida de pelota en el medio cuando las dos capitanas de los equipos se enfrentaron, dejó a Christine Sinclair con la posesión y no perdió tiempo en dirigirse al área rival donde Gina Lewandowski intentó ponerse en la trayectoria de esa pelota pero sin éxito poniendo el 1-0 y conviertiéndose así en la goleadora absoluta de la NWSL con 60 goles (1 más que Lynn Williams).


Portland creó oportunidad tras oportunidad a partir de ese gol y Gotham intentó responder al menos en dos ocasiones. Tanto Gina Lewandowski como Carli Lloyd tuvieron buenas chances que podrían haber sido el empate que las visitantes tanto buscaban. Lewandowski tuvo su chance después de un córner ejecutado por Caprice Dydasco, similar a la oportunidad de Lloyd que también vino de la mano de un córner después de que Lindsey Horan no pudiera despejar la pelota.

Y fue precisamente Horan la que más chances tuvo en el primer tiempo, la más cercana probablemente haya sido el tiro libre que tuvo en el minuto 39 que terminó estrellándose en el poste y que podría haber sido el segundo gol de la centrocampista en la copa. Horan fue la dueña del mediocampo con 83 toques (casi 30 más que cualquier jugadora en esa parte del campo). Sólo Meghan Klingenberg estuvo cerca de este número con 81.


Sophia Smith tuvo una mañana frustrante ya que fue la delantera que más remates registró (5) pero no pudo convertir. Su calidad está ahí, se notó durante el partido y seguramente una vez que convierta su primer gol en el club, más vendrán. Simone Charley tuvo otro partido donde nos dejó ver su calidad pero Didi Haracic, la MVP por el lado de Gotham, le negó su gol una y otra vez a ambas delanteras.

A pesar de que Gotham se fue al vestuario perdiendo por la mínima, sabía que el partido estaba abierto mientras su rival no ampliara el marcador. Con Haracic en el arco haciendo un enorme trabajo y Mandy Freeman salvando pelotas en la línea, las de New Jersey aguantaron hasta el minuto 60 cuando finalmente Carli Lloyd metió el empate de cabeza gracias a un buen centro, con buena altura, de parte de Imani Dorsey. Todo comenzó con una pérdida de pelota por Hubly que cayó en los pies de Long. Horan hizo la falta (sin necesidad) en el mediocampo para frenarla y con un tiro libre corto se reanudó el juego. Gotham encontró su circuito de pases y fue Dorsey la que intentó centrar la pelota pero Angela Salem despejó. Long retomó la posesión y se la pasó a Kawasumi, quien abrió para Dorsey y el resto es historia. Gotham estaba en partido a 30 minutos del final.


Photo by Steph Chambers/Getty Images

Los cambios trajeron a Morgan Weaver e Iffeoma Onumonu a la cancha y ambas fueron instrumentales en sus equipos en lo que bien podría haber definido el resultado en 90 minutos. En el caso de Weaver, su trabajo en la banda izquierda y un buen entendimiento con Sinclair le dio la oportunidad a la capitana canadiense de poner el 2-1 pero Haracic, con una mano, evitó la caída de su arco y mandó esa pelota al córner mientras que Onumonu tuvo su oportunidad en el minuto 92 cuando Dorsey, otra vez desde la izquierda, puso un centro al segundo palo. La ex Portland Thorns cabeceó pero no le pudo dar la precisión deseada a esa pelota y se fue por muy poco afuera.


El 1-1 al final de los 90 minutos envió a ambos equipos a una tanda de penales donde en los primeros cinco Klingenberg estrelló el suyo en el travesaño y Jennifer Cudjoe golpeó el ángulo en lo que bien podría haber sido un golazo de haber puesto la pelota tan sólo unos centímetros más abajo. La tanda de penales continuó y al número 6 Naho Kawasumi definió el suyo a media altura y no del todo centrado lo que le dio la oportunidad a Adrianna Franch de detenerlo con una mano. Morgan Weaver fue la última tiradora y definió a la derecha, Haracic se tiró a la izquierda y el título terminó siendo de las locales.



Lo que dejó el partido


Imagen: Google

Portland Thorns ganó así la segunda edición de la Challenge Cup, después de que Houston Dash se quedara con la primera copa en el 2020. Sin dudas el equipo dirigido por Mark Parsons fue el más consistente en toda la copa aún con las ausencias de las jugadoras internacionales en los primeros dos partidos y el que mejor récord tuvo. Se notó el trabajo y la evolución de cada una de las jugadoras en la plantilla e incluso las nuevas incorporaciones dieron mucho de qué hablar.


Mark Parsons tiene un gran dilema ante sí. Con una delantera talentosa y con jugadoras con tantas cualidades diferentes, que traen tantas cosas diferentes a la cancha, será interesante ver quien será el par de delanteras que use ya que Sinclair se está sentando en la posición de 10, como conexión entre el medio y la delantera. Weaver, Charley, Smith, Lussi y Everett son sus opciones y todas han demostrado poder pelear por un puesto en las 11 iniciales. Quizás Lussi y Everett sean las opciones más probables para que entren como suplentes pero aún así, con la formación típica de Portland, Parsons tiene 3 jugadoras para dos puestos.

Morgan Weaver pide pista (foto: Craig Mitchelldyer)

Por el lado de Gotham FC, las libertades que le dieron a Freya Coombe en el 2020 de trabajar tranquila y no preocuparse por los resultados está dando sus frutos. Este equipo está incorporando de a poco su sello no sólo en lo que tiene que ver con el juego sino con el temple del equipo. Además, parece que Midge Purce definitivamente llegó a la delantera para quedarse después de lo que fue el ensayo fallido de intentar que jugara como lateral derecha. Y si bien en la final no tuvo el impacto deseado, sí nos mostró lo que puede hacer en la fase preliminar.

Carli Lloyd está demostrando estar muy comprometida con el juego de su club, lo cual sólo puede significar cosas buenas para Gotham. Falta ver cómo Evelyne Viens va encontrando su lugar en el equipo, después de haber mostrado su potencial goleador en Francia. Y luego del desempeño de Didi Haracic en esta copa y con Sheridan volviendo de una lesión, será interesante ver por quien se inclina Coombe en lo que a la titularidad en el arco se refiere.

Por último, por el lado de Portland, sin dudas revisarán el partido de esta final y el partido contra OL Reign una y mil veces para ver qué decisiones podrían haber tomado a fin de aprovechar las numerosas oportunidades que generaron de una mejor forma y cómo podrían haber sido más directas en lugar de complicarse con tantos toques en el tercio final.