Estados Unidos derrotó a las Matildas y se quedó con la medalla de bronce

En la madrugada del pasado jueves se jugó el partido por la medalla de bronce entre Australia y USA. El entrenador Vlatko Andonovski mandó en su XI a Megan Rapinoe y a Carli Lloyd, quiénes podrían haber jugado su último juego competitivo representando a Estados Unidos. Con este partido, Carli Lloyd superó a Christie Rampone como la segunda máxima jugadora en tener más partidos con la selección estadounidense con 312 juegos en su historia.

USWNT - Tokyo 2020
EL USWNT se quedó con el bronce (foto: Naomi Baker/Getty Images)

El partido


En los primeros minutos ambas escuadras se disputaron la tenencia del balón, pero la insistencia de Estados Unidos por abrir el marcador no se hizo esperar y la presión en el área australiana cobró sus dividendos. En el minuto 7 Christen Press recibió una pared y puso a prueba por primera vez a la guardameta Micah, que con una mano la mandó al córner. En esa misma jugada, al minuto 8, Megan Rapinoe cobró el tiro de esquina e hizo el primer gol olímpico en Tokyo 2020. Rapinoe anotó por segunda ocasión un gol olímpico en las justas veraniegas siendo Londres 2012 su primer ocasión. USA ya lo ganaba 1-0. Australia también hizo presión alta provocando el error de la defensa estadounidense y en un robo de balón de Foord en el minuto 16, asistió a Sam Kerr para hacer el empate de las Matildas. Dos minutos después, fue la misma Kerr quién volvió a probar a Adrianna Franch que hizo una gran atajada. Uno a uno se ponía el marcador. Para el minuto 21', Alanna Kennedy quiso despejar el peligro del área pero cometió un error, dejando el balón a Megan Rapinoe. La delantera definió de volea y anotó el segundo gol que ponía en ventaja a Estados Unidos. En los minutos de compensación de la primera parte, en el 45+1', Lindsey Horan robó el balón a Simon dándole un balón filtrado a Carli Lloyd, que de zurda cruzó el esférico al arco de Micah haciendo el tercero de las norteamericanas.


Las cosas cambian en el segundo tiempo

Para el tiempo complementario, Vlatko y Gustavsson mandaron exactamente el mismo cuadro con el que iniciaron. Australia salió para presionar y así provocar el error estadounidense pero sin ninguna claridad. En el minuto 51', en un robo de balón de Press, Carli Lloyd disputó el balón con Alanna Kennedy. Esta última trató de pasar de cabeza la pelota a su arquera pero Lloyd fue más rápida y en un mano a mano contra Micah puso el 4-1. Dos minutos después, en el 53', la respuesta australiana no se hizo esperar y Sam Kerr aprovechó los espacios otorgados en la defensa. Mandó un centro a Foord, que de cabeza remató sola contra el área de Franch poniendo el segundo para Australia.


El marcador se ponía 4-2. En el 56', Hayley Raso mandó un centro y Sam Kerr remató de cabeza pero el poste fue quién impidió el gol de las Matildas. Después de ese acercamiento, Australia generó poco en la ofensiva. En el 70', Lloyd festejaba su tercer gol durante el encuentro pero fue sancionado como offside. Estados Unidos seguía con la temática de los goles en fuera de lugar en este certamen. Australia no dejó de insistir en el arco de Franch y para la segunda mitad la guardameta vio más actividad que en el primer tiempo. Pero la estrategia no fue tan efectiva cuando las Matildas mandaban pelotazos para ver qué podía fabricar Kerr, que parecía muy sola en la delantera. En el 90' Gielnik, que entró de cambio por Polkinghorne en el 73', anotó el tercero para las australianas. Las esperanzas seguían con las Matildas. Gielnik fue quien le robó el balón a Kelley O'Hara en mitad de campo y se fabricó desde media distancia el gol. Para el tiempo de compensación, Alex Morgan tuvo que ser asistida por una lesión gastándose los últimos minutos del reloj y enfriar el partido para las Matildas. El juego finalizó 4-3 a favor de las estadounidenses y las hizo acreedoras a la medalla de bronce. Para USA las heroínas fueron Megan Rapinoe y Carli Lloyd que anotaron cada una su doblete. Para las australianas se pudo ver a Kerr en la ofensiva anotando un gol y asistiendo que Foord en el segundo.

Aunque la posesión del esférico durante el encuentro fue de 50-50 para ambas escuadras, USA tuvo 18 acercamientos al arco de Micah, nueve de ellos dirigidos al arco. Las Matildas pudieron rematar nueve veces el balón y cuatro de ellos fueron con peligro al arco de Franch. Australia se va con un buen sabor de boca al ser una de las selecciones sorpresas en estos Juegos Olímpicos. En el caso de Estados Unidos, el haber despedido a dos históricas como lo son Megan Rapinoe y Carli Lloyd con una medalla de bronce es digno de reconocer. Con este Juego Olímpico, Carli Lloyd pasó a la historía de USWNT como la segunda jugadora con más partidos internacionales con 312, solo por debajo de Kristine Lilly. También se empató con la defensa histórica Rampone con 22 partidos en Juegos Olímpicos. En lo individual, tiene tres medallas en este certamen: dos oros y un bronce.


USWNT - Carly Lloyd - Megan Rapinoe
Carli Lloyd y Megan Rapinoe festejan junto a Kelley O'Hara, Beckey Sauerbrunn y Tobin Heath (Photo by Naomi Baker/Getty Images)