¿EL NUEVO PRIDE?


Ha pasado mucha agua por debajo del puente desde finales de noviembre cuando la temporada 2021 terminó con Washington Spirit levantando el trofeo del Championship.

Han habido muchos cambios en la liga y los clubes, pero sin dudas el equipo que más ha sufrido cambios ha sido Orlando Pride. Todo comenzó con el anuncio de San Diego Wave haciendo de Alex Morgan una de sus jugadoras franquicia. Ese fue el comienzo de un largo proceso de reconstrucción en el club. Morgan había sido la piedra angular en la cual se formó el equipo de la Florida desde sus comienzos y sobre la cual se intentó construir temporada tras temporada, pero sin éxito.

Alex Morgan - Orlando Pride - NWSL
Alex Morgan no more en Orlando (Photo by Jeremy Reper/ISI Photos/Getty)

A la salida de Morgan le precedieron otras quizás igual de importantes, como la de la capitana Ashlyn Harris y Ali Krieger (ambas con Gotham). También se puede mencionar la partida de otras jugadoras como Ali Riley, Emily van Egmond, Taylor Kornieck, Jodie Taylor, etc.


Pero claro que los cambios no pasaron sólo por las jugadoras sino también por el cuerpo técnico. El Pride cambió de coach tres veces en el 2021. Primero Marc Skinner dejó el cargo para volver a Inglaterra para estar con su familia y ser el nuevo entrenador de Manchester United. Luego apareció en escena Becky Burleigh, quien llegó a cubrir la posición vacante pero que nunca se comprometió a quedarse después de que terminara la temporada 2021 para que finalmente fuera Amanda Cromwell quien llegara a ocupar el banquillo de manera permanente.


La llegada de Cromwell y la preparación para la Challenge Cup


El cargo no venía con pocos desafíos. El Pride parecía una papa caliente que nadie quería agarrar. Otro cachetazo llegó cuando luego del draft universitario, Mia Fishel, su primer pick, decidió irse a competir con el Tigres femenil de México en lugar de quedarse y jugar para quien fue su coach en la universidad.

Pero todo eso ya es historia y luego de tantos cimbronazos, parece ser que finalmente el equipo ha encontrado la quietud que tanto estaba buscando. De esto habló una de las jugadoras del Pride, Courtney Petersen.

La pretemporada ha sido diferente pero en un buen sentido. Ha habido el cambio de energía que necesitábamos en este equipo. El nuevo cuerpo técnico ha traido esa ligereza que sentía cuando jugaba en la universidad pero al mismo tiempo de una forma muy profesional. Era el aire fresco que necesitábamos para jugar como queremos aquí en Orlando”.


Orlando Pride - NWSL - Courtney Petersen
Photo: Harry Castiblanco/Florida National News.

Habiéndose clasificado tan sólo una vez a playoffs y ya sin sus estrellas, parece ser que nadie espera nada del Pride en este 2022 y su entrenadora lo sabe muy bien.


Vamos a ser subestimadas y no tenemos problema con eso. Es algo bueno. Me ha tocado ser subestimada como entrenadora y jugadora y lo que puedo decir es que este equipo está muy ilusionado de poder salir a jugar y probar algo en la Challenge Cup”.

El primer partido del año no será fácil ya que les tocará abrir su participación en la Challenge Cup en su casa, frente al último campeón de la liga: el Washington Spirit.

Sobre el mismo, Cromwell mencionó que el rival claramente ofrece un gran desafío ya que no por nada son las últimas campeonas. Pero también reconoció tener un gran conocimiento del equipo ya que Ashley Sanchez jugó para ella en la universidad, y por lo tanto la estuvo siguiendo en su carrera con el Spirit. También confesó haber estado presente en el día en que Washington se quedó con el Championship.


Por lo tanto sé lo que tiene para ofrecer (el Spirit) y sé que van a ser muy peligrosas en el ataque”, dijo la entrenadora.

Por otro lado, Petersen mencionó la rapidez que manejan tanto Rodman como Hatch en las bandas y la presión que imponen a las defensas rivales. De allí la importancia de poder romper esa presión para poder construir en el medio campo.


Además, comparó los equipos y dijo que ambos comparten caracterísiticas similares en lo que tiene que ver con lo jóvenes que ambos son y cómo al comienzo de la temporada pasada nadie esperaba nada de Washington.


Sería un sueño para nosotras luego de ser un equipo totalmente renovado, con una nueva entrenadora, poder terminar con el trofeo en nuestros manos al final de la temporada. Esa es nuestra meta y lo que estamos buscando desde que empezamos a entrenar en febrero y lo que continuaremos buscando hasta octubre”, confesó la defensora central.

Una de las claves del partido será sin dudas el trabajo que hagan en el primer tercio de la cancha y en esa área, Cromwell mencionó estar realmente impresionada con las habilidades defensivas de sus jugadoras. “Creo que nunca, en toda mi carrera, he visto tantas cosas positivas defensivamente hablando, en un sólo partido”.


Y si bien la entrenadora sabe que el objetivo siempre es ganar, también reconoció que tiene otras cosas en mente como darle rodaje a las arqueras, a las suplentes y a las titulares. Ver dónde están paradas, enseñarles el manejo del juego, entre otras cosas.

Fuera de eso, sabe que sus dirigidas vienen entrenando desde febrero y que es momento de mostrar lo que han aprendido y ensayado durante estas semanas.

Creo que las tenemos que dejar hacer lo suyo. El sábado es su día. Las jugadoras que estén en la cancha sabrán lo tienen que hacer y se ayudarán entre sí”.


Eso sí. Cromwell no cree que sean las vigentes campeonas las que tengan que demostrar algo. “Jugaremos en casa, con nuestros fans, y el cuerpo técnico querrá empezar con el pie derecho. La presión estará sobre nosotras”.




Video del entrenamiento gentileza de Orlando Pride communications.



Nuevas caras en el Pride


Con Marta y Sydney Leroux liderando a un grupo de jóvenes jugadoras, será interesante ver qué tiene para ofrecer el Pride esta temporada. Y aunque claro que el grupo tiene nuevas caras que se han sumado en los meses pasados, quizás la incorporación que más ruido hizo fue el de Michelle Akers al cuerpo técnico.


A la histórica jugadora del USWNT sólo le bastó un llamado teléfonico de parte de Cromwell para convencerla de dejar todos sus planes de una nueva vida en Portland y mudarse a la Florida. "No pude decir no. Era una oportunidad demasiado divertida y buena como para rechazarla", contó Akers.


Michelle Akers - USWNT - NWSL
Foto: Orlando Pride